7

Pasión, muerte y resurrección de J. M. Keynes

Posted by Roberto on 10:59 in , , ,
Hoy me he encontrado con un interesante post en el magnífico blog del profesor Antonio J. García Conesa y me he tomado la libertad de reproducirlo aquí, pues versa sobre el gran economista John Maynard Keynes, quien da nombre a esta humilde página. Las ideas de Lord Keynes, pasados más de 60 años después de su muerte no dejan de estar de actualidad. Espero que lo disfrutéis.

John Maynard Keynes nació en la ciudad universitaria de Cambridge en 1883, y murió en 1946, mucho antes de que sus teorías sobre el papel del Estado en la economía alcanzaran el éxito y cayeran en el fracaso. En su Teoría general del empleo, el interés y el dinero abogó por la intervención estatal en épocas de recesión y desempleo con el fin de estimular la demanda. En tiempos de vacas flacas, el Estado debía suministrarles el pienso incrementando el gasto público en inversiones, especialmente en obra pública, aunque fuera generando déficit presupuestario. Una vez superada la recesión, la inversión privada tomaría de nuevo el testigo y se volvería a la normalidad presupuestaria. La deuda pública se saldaría posteriormente con una mayor recaudación de impuestos en el período de expansión.

La lógica keynesiana era la siguiente: más inversión pública → más empleo → más salarios → más consumo → más beneficios empresariales → más acumulación de capital → más inversión privada → más empleo…

Este planteamiento fue concebido como solución al estancamiento económico de los años 30, adjudicando al Estado el papel de «suavizador» de los ciclos económicos, tras constatar el tremendo fracaso del mercado que supuso la crisis de 1929. Además de la New Deal de Roosevelt en los Estados Unidos de los años 30, su teoría fundamentó la política económica de la socialdemocracia europea, basada en la búsqueda del pleno empleo a través de la inversión en el sector público, y en el convencimiento de que el salario era el mejor instrumento de redistribución de la riqueza. Funcionó bien durante las décadas de los 50 y 60, impulsando la reconstrucción europea después de la Segunda Guerra Mundial. Incluso en España, el desarrollo de los sesenta tuvo su origen en fuertes inversiones del Estado, como las obras públicas hidráulicas o la creación del INI.

Con la crisis del petróleo que se desató en 1973, el Estado del Bienestar entró en crisis y, con él, las teorías económicas de Keynes que lo habían sustentado. El crecimiento occidental tenía un talón de Aquiles: la dependencia energética. Cuando el precio de los carburantes se disparó, el tinglado se vino abajo y desencadenó la «revolución liberal-conservadora», con Pinochet, Thatcher y Reagan a la cabeza. Llegaron las privatizaciones masivas, la reducción drástica del sector público, el recorte de las prestaciones sociales y el rechazo doctrinal de Keynes, cuyas teorías económicas sufrieron fuertes críticas.

Todavía hoy, colectivos liberales españoles lo tienen catalogado entre los diez «antiliberales» más importantes de la Historia, junto a figuras como Marx, Rawls y el mismísimo Platón.No deben frecuentar esos foros quienes proponen ahora inversiones en obra pública como solución al estancamiento de la construcción.

Me parece bien la propuesta, pero sorprende que figuras como Valcárcel o Miguel del Toro se apunten al keynesianismo a estas alturas de la Historia. El Presidente regional acaba de anunciar un «plan de choque» por valor de 1.000 millones de euros, que incluye inversiones públicas en infraestructuras, suelo industrial y vivienda de protección oficial. Y el presidente de la CROEM se ha congratulado por el plan, manifestando que «hay que poner esas inyecciones económicas al servicio de las empresas para que puedan ejecutar sus proyectos antes del verano». Después de años de rechazo y olvido, ¿ha resucitado el viejo Lord Keynes?

|

7 Comments


Muchas gracias, Roberto. El post lo publiqué en Semana Santa (de ahí el título), pero los acontecimientos posteriores no han hecho más que confirmar sus conclusiones: ahora todos se acuerdan de "Papá Estado". ¿Dónde están los beneficios acumulados (o, mejor dicho, repartidos) en la última década?


Pues bienvenida sea la resurrección de Keynes.


Supongo que estaréis de acuerdo con las propuestas keynesianas y con los planes de choque de Varcárcel.


Para Reformista,

Por mi parte estoy de acuerdo con poner en marcha medidas públicas que puedan amortiguar el ciclo económico y hacer más llevadera la recesión.

Lo que me parece curioso, no obstante, es que los defensores a ultranza del liberalismo sólo se acuerden del Estado cuando las cosas no les van bien. ¿Qué opinaban estos señores de la intervención estatal cuando el ciclo estaba boyante y las empresas se forraban?


Pues sí, cuando se acercan las vacas flacas nos olvidamos del liberalismo y celebramos la intervención de la administración, que todo lo debe resolver. El problema es que siempre ganan los mismos aunque vengan esas vacas flacas. Como en el artículo de Warren Buffet, la banca siempre gana (aunque pierda).
Un saludo socialista y enhorabuena por el blog.


-- Modo chungo-cabreado on --

Para Reformista, :)

Bajo mi humilde opinión (no soy economista), estoy deacuerdo. Pero no estoy deacuerdo en la capitalización de los benificios y la socialización de las perdidas.

Sinceramente, cuando hay bonanza económica todos somos super liberales de la muerte y no nos gusta que el estado nos diga: sube los sueldos de tus empleados, págame impuestos ahora que puedes, invierte en investigación para mejorar tu negocio; no, nos gusta nada. No nos gusta nada repartir la riqueza que genera el sector privado.

Ahh, pero cuando llegan las vacas flacas, entonces sí, entonces somos más marxistas que Karl.

Es decir, los bancos ellos solitos se montan una crisis, la lian, la cagan y entonces, ohh, estado, inyecta líquido.

¿Y dónde están las ganancias de todos estos años?. Porque yo no las tengo, ni Roberto, ni mi amigo David, ni la gran mayoría de la gente que se ahoga con la subida de los tipos de interés y que ve resignada, como gran parte de los impuestos que religiosamente paga se van a salvar el culo al sector privado.

Pues como ciudadano, como miembro del estado me toca las "bowblings" estar salvando el culo a todo el mundo; empezando por los bancos, siguiendo por el sector de la construcción, y terminando de momento con las patronales del transporte de mercancias (porque son patronales, y no trabajadores).

Ayyy (suspiro), que mundo este en el que algunas patronales piden al estado que regule un precio mínimo bajo el cual no se trabaja. ?¿

-- Modo chungo-cabreado off --

Gran trabajo Roberto, acercando la economía a los "econo-nalfabetos", :)


Hay quienes piensan que KEYNES es el culpable de todo lo que está ocurriendo.


http://www.youtube.com/watch?v=ywruM0fDfpQ

Ideas que guían este blog

"El liberalismo económico es la zorra libre en el gallinero libre"

Rosa Luxemburgo

"Donde hay educación no hay distinción de clases"

Confucio

“El alojamiento es una necesidad humana prioritaria, como el alimento y el agua, y una condición esencial de la vida civilizada. Cuando se comprendan estas verdades, se reconocerá el problema de estar sin hogar como lo que verdaderamente es: una afrenta contra la dignidad humana y la denegación de un derecho humano básico.”

Lord Scarman

"Querer informarse sin esfuerzo es una ilusión que tiene que ver con el mito publicitario más que con la movilización cívica. Informarse cansa y a este precio el ciudadano adquiere el derecho de participar inteligentemente en la vida democrática"

Ignacio Ramonet.

"Al mismo tiempo que mejora la organización de los mercados de inversión, aumentan, sin embargo, los riesgos del predominio de la especulación. Los especuladores podrían no resultar perjudiciales si fueran como burbujas dentro de una corriente empresarial estable; lo grave se produce cuando es la empresa la que se convierte en una burbuja en medio del desorden especulativo".

"Cuando el desarrollo del capital de un país se convierte en un subproducto de las actividades de un casino, es probable que el trabajo se haya hecho mal".


J. M. Keynes. 1936

Copyright © 2009 Cuadernos keynesianos All rights reserved. Theme by Laptop Geek. | Bloggerized by FalconHive | Distributed by Blogger Templates | rb